Biosensor de arsénico preciso y rentable para monitorización de agua potable

Un centro alemán de investigación ambiental ha desarrollado un test luminoso de agua basado en un biosensor de arsénico que utiliza la bacteria bioreporter E.coli K12. Este test permite realizar muchas medidas paralelas en poco tiempo y monitorizar la calidad del agua potable de forma sencilla. El test es una alternativa a los métodos convencionales, que se basan en la multiplicación de microbios en el agua hasta que se detectan los productos finales metabólicos o las colonias formadas. Pero este método tarda varios días y no ofrece información sobre la actividad de los microbios. Se buscan socios en el sector de monitorización de agua potable para establecer acuerdos comerciales con asistencia técnica.

Ir a la fuente

Powered by WPeMatico